Retorno a la vida cotidiana debe darse de manera inteligente, dice Sequera

Reclamar Pytyvõ

El director de Vigilancia de la Salud del MSPyBS, explicó que la función de la dependencia a su cargo, además de contener los brotes de enfermedades, es predecir y alertar sobre los posibles escenarios que puedan darse, la magnitud de la epidemia y trabajar en consecuencia para evitar que ocurran. Foto: Gentileza.

El doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud del MSPyBS, explicó que la función de la dependencia a su cargo, además de contener los brotes de enfermedades, es predecir y alertar sobre los posibles escenarios que puedan darse, la magnitud de la epidemia y trabajar en consecuencia para evitar que ocurran.

“Es muy frustrante predecir el pico de una enfermedad y que se dé. Nos pasó con el dengue. Hicimos una predicción con seis meses de anticipación de cuándo iba a estar el pico y el tamaño de la epidemia, todo eso se cumplió; ¿qué significa esto para nosotros?, que no pudimos controlar la epidemia, que probablemente todo lo que hicimos estuvo mal, que eventualmente no convencimos a la gente respecto a lo que venía, por eso no nos ayudaron, eso es lo frustrante”, explicó el epidemiólogo.

Para contar con predicciones respecto al nuevo coronavirus, reveló que se emplearon los modelos matemáticos más actualizados a nivel global. “Como no contamos con antecedentes ni datos de años anteriores de un virus nuevo como es el COVID-19 (de solo 5 meses), se hicieron predicciones en base a estos modelos. En marzo, nos mostraban una proyección catastrófica, a nosotros nos daba miedo lo que se venía”, reveló en la oportunidad.

No sabían si la gente iba a seguir las medidas

Sequera señaló que al aplicar la cuarentena “no sabíamos el impacto que iba a tener para frenar el pico y aplanar la curva epidemiológica, si la gente iba a hacer caso a las medidas”.

Declaró que actualmente Paraguay tiene una curva aplanada, luego de dos meses de una dura cuarentena y el posterior desescalamiento de las medidas restrictivas con la implementación de las fases. “Me animo a decir que ese pico, además de aplanarlo, lo ‘pateamos’ hacia adelante. La curva se aplanó gracias a que la mayoría de la gente hizo su parte”, sostuvo.

El “pico va a llegar”

“El coronavirus está esperando para que salgamos y nos contagiemos”, afirmó el médico. Indicó que el virus del COVID-19 vino para quedarse, por lo que aconsejó que al salir a las calles para retomar la vida cotidiana, lo hagamos de manera inteligente, usando el tapabocas, manteniendo la distancia y realizando con frecuencia el lavado de manos.

Mencionó que hasta el momento los contagios se están dando de manera controlada, en promedio de 40 a 50 casos por semana. Aseguró que el “pico” de la enfermedad va a llegar, pero si se mantiene este ritmo de contagio –progresivo y controlado– este “pico” no será explosivo y es lo que se espera.

Quedarse en casa en marzo evitó colapso

Refirió que en marzo todos éramos susceptibles a la enfermedad. “Si en ese entonces salíamos todos juntos a las calles, probablemente íbamos a tener una explosión de casos, generando un colapso en el sistema de salud como ocurrió en Nueva York, en Madrid y en otros países con los mejores sistemas de salud del mundo”, refirió el profesional.

“¿Quiénes son los países que ganaron la batalla al coronavirus? No son los que tuvieron mejores hospitales ni más insumos, son aquellos con una estrategia epidemiológica más inteligente, los que actuaron de manera rápida, los que cumplieron el período de cuarentena y los que salieron de la cuarentena de manera inteligente siguiendo con las medidas sanitarias. Creo que estamos camino a eso, pero es una delgada línea roja que se hace paso a paso”, puntualizó Sequera.