Pedro Godoy Agüero, un paraguayo en la cantera del Barcelona

Así llaman sus compañeros del Juvenil A al pequeño delantero por su físico, por su fútbol y por su segundo apellido: Agüero

Se ha ido su amigo y compatriota Sanabria, pero de su cuadrilla quedan Maxi Rolón y Munir, son inseperables

Pedro Godoy Agüero, el ‘Kun’ paraguayo junto a Tony Sanabra
Un idioma puede desaparecer en breve de la Torre de Babel en la que en ocasiones -en los ratos de ocios, nunca en los entrenamientos- se convierte La Masia. El paraguayo Tonny Sanabria se lleva el guaraní ya de forma irremediable a la Roma y deja solo al único compatriota que tenía en el fútbol base azulgrana, Pedro Godoy, quien acaba contrato en junio y que incluso podría abandonar el club a finales de enero al no entrar demasiado en los planes de Jordi Vinyals en el Juvenil A.
Pedro, nacido en Concepción (Paraguay) el 28 de junio de 1995, luce una sonrisa permanente incluso en la adversidad deportiva. Agüero de segundo apellido, sus compañeros, en especial los cameruneses como Kaptoum, Enguene o Ebwelle, con los que ha hecho muy buenas migas, le llaman ‘Kun’ no sólo por esa coincidencia, sino también por sus características futbolísticas y físicas. Mide 1,66 m. y juega de delantero centro aprovechando su explosividad en espacios reducidos y su facilidad de disparo.
Precisamente dos de sus mejores amigos son los que le cerraron las puertas de la titularidad. Primero fue Sanabria, un ‘9’ de planta imponente, y ahora es Munir, quien aunque puede actuar de extremo también se ha buscado un hueco por dentro. El cuarto componente de una cuadrilla inseparable es el argentino Maxi Rolón. Todos aprecian al otro Pedrito, muy humilde y simpático, de esos jugadores que hacen grupo.
Llegó al Barça en la temporada 2012-13 con la baja en el bolsillo. El Espanyol, el club al que llegó con 13 años en edad infantil, se la había concedido una vez completado su primer año de juvenil. Pedro Godoy ya estaba a punto de irse al Málaga, cuya cantera pule ahora José Manuel Casanova, el mismo que dio el OK a su fichaje por el Espanyol. Pero Javi García Pimienta necesitaba un delantero en el Juvenil B azulgrana, le llegó la propuesta y no se lo pensó. Y no le fue mal. Aunque le costó adaptarse al fútbol de toque y tuvo que acostumbrarse a jugar por las bandas, acabó el curso con 15 goles, ganándose el respeto de todos.
Juega directo y vertical, con decisión, la misma que tuvo a los 12 años cuando dejó la Escuela de Fútbol de su Concepción natal, en el Norte de Paraguay, para buscarse la vida futbolística en la capital, Asunción, a más de cinco horas de su familia. Pero tanto impresionó en sus primeros pasos en el fútbol base del Tembetary que a los seis meses ya estaba haciendo una prueba por el Espanyol.
Seguro que tuvo algo que ver que su representante sea Orlando Giménez, ex delantero centro paraguayo que jugó en Sarrià en los 80. Acabó firmando por el Espanyol en 2008, con 13 años recién cumplidos, y vivió en su residencia. Jacint Magriñà, Martín Posse, Dani Poyatos y Fran fueron sus entrenadores.
Pedro Godoy valora a todos los técnicos que ha tenido, aunque recuerda especialmente el cariño con el que le trató Martín Posse. También sabe que Jordi Vinyals busca lo mejor para él con sus consejos. A él le gustaría jugar más, lógico, aunque en el Barça los que a veces se quedan fuera de las convocatorias del Juvenil A reciben un premio inesperado: entrenar con el primer equipo para completar el grupo. Ya lo ha hecho en varias ocasiones a las órdenes del Tata Martino. Y esa sí que es la experiencia que ayuda al paraguayo a subir la moral. Se ha entrenado con Messi y Neymar, casi nada.
Leer más: http://www.mundodeportivo.com/20140120/mundo-barsa/cantera/pedro-godoy-promesas-fc-barcelona_54397939303.html
  Paraguay vs Argentina En Vivo (Previa, Horarios, Alineaciones)