¡Insólito! Es transgénero y espera un hijo de su pareja homosexual

El caso de esta familia está tomando gran repercusión por la situación de esta pareja que serán padres. Trystan Reese tiene 34 años, es transgénero y está en pareja con Biff Chaplow, un homosexual, ellos tendrán a su primer hijo biológico, ya que anteriormente habían adoptado a dos niños.
Trystan es transgénero y ve en su cuerpo “un regalo” por el hecho de poder cumplir su deseo de traer un hijo al mundo. Él y su pareja, Biff Chaplow, serán padres a finales de este invierno. La experiencia de ambos es contada por ellos mismos a través de las redes sociales y la página web donde explican también cómo tomaron la decisión y por qué. El primer argumento que se explica es del por qué Trystan nunca quiso cambiar su cuerpo: “Nunca sentí que necesitara cambiar mi cuerpo y aseguro que no odio mi cuerpo. Yo creo que mi cuerpo es increíble. Yo me encuentro bien siendo ‘trans’. Y nunca quise que mi cuerpo fuera diferente”.
Según detalla Daily Mail, la pareja espera la llegada de este bebé con mucha ilusión, sobre todo después de que Trystan sufriera en 2016 un aborto espontáneo, tan sólo un año después de adoptar a sus dos primeros hijos, que son sobrinos biológicos de Biff. Con esta experiencia improvisada de convertirse en padres de la noche a la mañana les incrementó las ganas de serlo de forma biológica.
Sin embargo, antes del milagro de poder procrear, Trystan quería esperar un año para intentar concebir debido al aborto que había sufrido. Pero finalmente decidió hacerlo antes debido a la complicación de reiniciar el tratamiento con testosterona, que acentúa sus caracteres masculinos, y después volverlo a interrumpirlo. Tardaron más de lo que esperaban, pero a los seis meses de intentarlo, Trystan empezó a sentirse mal, con náuseas, y descubrió que estaba embarazado.
El transgénero reconoce que al principio llegó a obsesionarse, que estaba pendiente de cualquier cambio físico que pudiera experimentar, por el miedo de volver a pasar por la traumática experiencia de sufrir un aborto. Por este motivo, en seguida llamó al ginecólogo para alertarle de que se trataba de un embarazo de un padre transgénero para que éste tomara todas las precauciones necesarias.
“Nunca he sentido ni una onza de transfobia por parte de las personas que han estado en contacto conmigo”, afirma Trystan. En este sentido, explica que la gente con la que trata no le da importancia al hecho de que “un tipo con barba esté embarazado”. Él y Biff dicen sentirse más que preparados para la llegada del nuevo bebé. Ya tienen mucha experiencia con niños, y es que los dos primeros necesitaron mucho amor y contención una vez que se unieron a la pareja.
Su historia también es complicada; los niños empezaron a convivir con ellos en 2011, después de que la hermana de Biff y su novio fueran incapaces de cuidar de ellos por su adicción a las drogas. El matrimonio asegura que los niños sufrían problemas emocionales por el ambiente negligente en el que se criaron al principio, pero que gracias a ellos ahora son felices, están sanos y se sienten muy queridos. Y ahora pronto darán la bienvenida a su nuevo hermano.

Fuente: hoy.com.py