Pa’ikuéra elegirán quiénes podrán ir a misa

Reclamar Pytyvõ

Monseñor Amancio Benítez, secretario general de la CEP, he’i que ceremonias religiosas solo se podrán hacer ante pocas personas.

En la mañana de ayer, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni; el ministro del Interior, Euclides Acevedo y obispos de la ciudad de Asunción se reunieron para decidir sobre las habilitaciones con respecto a la segunda fase de la cuarentena inteligente que rige desde el lunes 28 de mayo.

Y para felicidad de muchos fieles, las misas y otras celebraciones, como el bautismo y el matrimonio, ya tienen pase libre para de a poco volver a la “normalidad”. Sin embargo, los capetos, tanto de Salud como de la Iglesia, aseguran que si todo va bien solo podrán asistir a las “fiestas celestiales” algunos elegidos, quienes van a ser seleccionados por los párrocos de cada iglesia.

Esto lo confirmo a través de una conferencia de prensa monseñor Amancio Benítez, secretario general de la Conferencia Episcopal Paraguaya. Si bien algunos detalles ya saltaron y pusieron con una feroz sonrisa en los fieles, monseñor aseguró que deberán aguardar hasta el viernes, día en que el ministro oficializará el inicio de la segunda fase de la cuarentena inteligente.

“Las celebraciones como el bautismo y matrimonio se podrán realizar, pero con un número reducido de fieles. Los párrocos nos encargaremos de eso. Solo de 5 a 10 personas en cada celebración” expresó.

En ese sentido, Ricardo Valenzuela, monseñor de la ciudad de Caacupé, he’i que están craneando la forma en la que los fieles podrán entrar en las iglesias.
Más datos…
DESINFECCIÓN. Amancio aseguró que todas las parroquias ya están preparadas para recibir jey a sus fieles debido a que cuentan con las herramientas de higiene necesarias. Explicó que después de cada celebración, cada “casa de Dios” deberá ser desinfectado.
CONFESIONES. Otra de las actividades de la Iglesia que avei pudo lograr su pase libre es la confesión, pero avei siguiendo los protocolos de seguridad. “Se deben tomar la distancia estipulada para evitar acercarse demasiado”, aclaró.
Los casorios tendrán que ser a puertas cerradas
Monseñor Amancio Benítez he’i que loperro ya van a poder dar avei el sí oficial frente al barbudo, pero la fiesta va a tener que quedar para después. “Los matrimonios van a estar permitidos, pero solo la pareja con máximo 10 personas aparte del sacerdote y los ayudantes. La fiesta va a quedar a cargo de cada uno para después. El bautismo también va a ser así”, le bajó.

Añadió que para cualquier tipo de celebraciones los párrocos dejarán pasar a las personas permitidas y después van a tener que cerrar las puertas para evitar que entren más de lo debido ndajeko.

Monseñor he’i que deberán elegir solo a los conocidos para que asistan de las misas.
“Tienen que tener en las puertas guardias de seguridad. Con esto solo las celebraciones más urgentes se van a poder hacer”, recalcó el vocero de la Iglesia.

“Cómo iglesia nosotros también nos estamos exponiendo mucho”
Monseñor Ricardo Valenzuela he’i que van a esperar hasta el viernes para hablar sobre el protocolo que van a tener en cuenta para hacer jey las misas. “Vamos a regir por todo lo que nos diga la doctora (la representante de Salud con la que trabajarán). Ella va a decirnos cómo tenemos que hacer las cosas. Como Iglesia nosotros también nos estamos exponiendo mucho porque la pandemia todavía no termina”, aclaró. Valenzuela avei dijo que solo podrán asistir a las celebraciones personas muy cercanas a la Iglesia para evitar que el virus se expanda más ndajeko.

“Lo que nosotros tenemos que prevenir es que el virus siga. Antes de que entren a la iglesia tienen que desinfectarse y no van a poder entrar los que no tengan tapabocas”, puntualizó. Valenzuela señaló que la sitú va a ser más difícil para ellos debido a que en Caacupé siempre va una gran cantidad de devotos.

“Vamos a hacer grupos de personas cercanas a las iglesias. Y serán todas identificadas por si pasa algo”, le bajó el pa’i. Asimismo, aclararon que deberán guardar distancia uno de otro y se prohíbe pasarse la mano.