Entre compañeritos se pasan la droga, de manera tan normal que hasta regatean precio

A pocos días de iniciarse las clases ya se detectaron casos de niños que no superan los 10 años que se estarían convirtiendo en distribuidores de drogas entre sus compañeros he’i el titular del Sindicato Nacional de Directores (Sinadi), Miguel Marcecos, como un toque de alerta para las escuelas y colegios.
Marecos comentó a Crónica su preocupación por este grave problema y sugirió que ya se trabaje en los centros educativos con especialistas de la Senad, para que conversen con estos alumnos y así llegar a quienes distribuyen estas sustancias a los pequeños. “Si bien siempre se manejaba que el consumo y venta de drogas entre compañeros ocurría en los colegios entre los jóvenes, les digo a papá y mamá, ya no solamente en los colegios, eso ya es rutina”, indicó.
Agregó que se volvió “una mina de oro” para los traficantes el ingresar a algunas de las escuelas por lo que solicitan a los padres controlar más a los menores. “Pedimos que verifiquen la conducta de sus hijos, y si notan cambios extraños, actúen. Estos criminales generalmente rondan en las zonas más carenciadas, perjudicando y destruyendo la vida de nuestros chicos”, dijo.

Preocupante

Algunos niños que provienen de familias que tuvieron algún proceso por venta de drogas, suelen continuar con el “negocio familiar” sin importar la edad que tienen y mucho menos la de sus clientes.

No van a clases

De acuerdo a Marecos, existen casos en que alumnos llevan días sin asistir a clases y cuando les avisás esa situación a los padres, ellos se sorprenden. “Salen de sus casas, pero nunca llegan y es bueno buscar ayuda para poder intervenir a tiempo, revisen las mochilas, los cuadernos y si sospechan algo busquen apoyo profesional”, señaló.
Fuente: cronica.com.py