Cegada por la rabia amenazó con “mandarle jugar todito mal”

Un acusado de “nene malo” quiso dar un “golpe fácil”, pero se le dio vuelta la tortilla y “fácil” lo molieron ¡a golpes! Todo empezó cuando doña Nilda Cristaldo salió de casa a buscar del laburo a su marido. Una vez que se encontró con él, emprendieron el regreso. Al llegar, se dieron cuenta que la puerta no estaba cerrada. ¡Epa! Ahí nomás se prepararon como para una “cacería”.
El ñorso que estaba dentro, al ver que los dueños llegaron, le aplicó la ley del ñembotavy y en seco salió corriendo. El “óga jára” agarró su moto, subió a la patrona y entre los dos salieron sobre el pucho tras el que se estaba portando mal. La corrida terminó a pocas cuadras, en las cercanías de una olería.
Cuando se vio acorralado, el supuesto mondaha empezó a rezar viendo la que se le venía. Irónicamente no es del arriero de quien tenía miedo, sino de la señora que estaba hecha una furia y que se acordó de su mamá, de su hermana y de otros parientes más en medio de una catarata de insultos que le estaba bajando.
Un nuevo “amague” como para pegar el raje le salió por demás caro al ñorso. Ahí nomás el marido de la furiosa mujer se le tiró encima y lo inmovilizó. Viendo la brillante oportunidad de “hacer justicia”, la señora aprovechó la ocasión y lo usó como pelota de fútbol. Demás está decir que el tipo quedó hecho pelota. Terminó en la comisaría. La pareja alertó a los agentes policiales, quienes literalmente tuvieron que rescatar al tipo que lanzaba alaridos para que lo suelten.
Fuente: extra.com.py