“Mujer albañil” se gana la vida haciendo empedrados

“No es que un hombre nomás puede hacer ese trabajo, una mujer también puede”, dice Josefina mientras coloca piedras en una calle.

Hoy en día las mujeres se imponen cada vez más con los trabajos que normalmente se tildan solo de hombres. Demuestran que avei cuentan con la fuerza suficiente para poder lograr el objetivo por más duro que parezca ser el laburo. En el caso de Josefina Cañiza (33), ella demostró que cuando se habla de trabajar no hay excusa que le impida demostrar lo mejor que puede.

  Paraguaya canta "Galopera" en un tren causa furor en toda la Argentina (Vídeo)

La capa se gana la vida a piedrazos junto con su familia, ya que se dedica a hacer empedrados en la localidad de Dr. Juan Eulogio Estigarribia, departamento de Caaguazú. “No es que un hombre nomás puede hacer ese trabajo, una mujer también puede”, he’i la doña, quien con un quepis sobre su cabeza coloca piedras en las calles de su ciudad.

“Yo trabajaba en un súper, pero como que ganaba muy poco decidí salir, justo cuando mi marido agarró una nueva obra”, he’i la mujer, y agregó: “Entonces le pregunté si iba a buscar personal y cuando me dijo que sí le dije yo me voy a ir”, afirmó.

  ¿Cuántos tipos de tereré hay en Paraguay?

Mario Ramos (39), marido de Josefina, se sorprendió cuando su lapa le dijo que iba a trabajar en el empedrado, pero pese a ello, no le puso trabas, porque le apoyó en la idea. “Cuando empecé a irme no sabía hacer nada, él me mostraba las veces que podía, después aprendí todo”, comentó avei la kuña mbarete. Hoy en día todos ya la conocen por su gran trabajo y de paso avei se ganó la admiración de muchas mujeres en su distrito.

Doña Josefina labura bajo el sol, colocando las piedras. Foto: Diario Crónica

Siempre fue mbarete y crió a sus hijas sola

Doña Josefina he’i que siempre se acostumbró a batallar sola, ya que cuando su hija menor tenía solo 1 añito, se separó de su primera pareja. “Me fui a Argentina, y con la ayuda de mis padres le pude criar bien a todos mis hijos”, refirió.

  Directora de escuela y ¡agente de tránsito!

Sostuvo avei que a pesar de que allá trabajaba mucho, lo que ganaba no le alcanzaba, por lo que decidió volver. “Después de 6 años vine otra vez a Paraguay, me casé y ahora estoy muy feliz con mi familia”, aseguró.

Ya es toda una oficial de construcción y su hija le ayuda

La valécha mujer ahora ya es toda una oficial de construcción, ya que aseguró que cuando su marido agarra varias obras, ella es la que comanda en algunas de ellas. “Yo dirijo otras obras, pero no quiero que me digan que soy la patrona, yo siempre les digo que nosotros somos compañeros”, comentó.

  ¿Que diferencia hay entre un católico y un cristiano?

La doña agregó que muchas veces avei le lleva a su hija menor para que sepa cómo se trabaja en cada obra, y que disfruta mucho de eso. “En casa todos nos ayudamos, a todos nos gusta trabajar mucho”, recalcó.

ES HIJA DE ALBAÑIL: Doña Josefina el tema de la construcción lo lleva en la sangre, ya que su padre avei se dedica a lo mismo. “Mi marido trabaja con mi papá, por eso siempre le dije que quería irme con él”, contó.

  J.A. Saldivar: "Yuyera fit" causa furor y trabaja de peluquera en ratos libres

INDEPENDIENTE: La doña he’i que nunca dependió de hombres y que siempre laburó para sacar adelante a sus hijos. “Ni al papá de mis hijas le pedí ayuda nunca, por más de que era su obligación”, he’i.

Fuente: Diario Crónica