Trabaja en silla de ruedas para juntar dinero para su cirugía

SAN ESTANISLAO. Celestino Benítez, de 66 años, ha decido salir a trabajar en las calles de Santaní movilizándose en silla de ruedas con el propósito de juntar dinero para costear el gasto de una cirugía. Benítez debe ser sometido a una cirugía en el muslo derecho a consecuencia de un accidente de tránsito sufrido hace aproximadamente tres años. El mismo se quejó de la falta de ayuda de las instituciones públicas.
El afectado es oriundo de la ciudad de Coronel Oviedo y se vio obligado a mudarse a Santaní para vivir en la casa de una hija, que tampoco tiene suficientes recursos para ayudar a su progenitor en su tratamiento. Benítez comentó que hace un mes decidió salir a las calles para vender cartones de juegos de azar y de esa manera ir juntando la suma necesaria para la intervención, indicó. También señaló que está recibiendo mucha colaboración de los automovilistas y personas de buen corazón.


Gs. 12 Millones

Mencionó además que el monto de su tratamiento quirúrgico superaría los G. 12 millones, incluyendo la compra de platino y otros elementos, según recomendaciones de los médicos tratantes. Al respecto, aseveró que en estos momentos ya pudo colectar casi G. 4 millones, que están depositados en una cuenta bancaria hasta completar la cantidad requerida.

Problemas en la cadera

Según Celestino, la raíz del problema que le afecta gran parte del muslo derecho ya le está perjudicando en la cadera y en la columna, lo que le impide pararse o hacer alguna pequeña caminata en su tiempo de descanso, aunque reconoció que probablemente esto podría ser a consecuencia de la falta de un tratamiento adecuado de las fracturas de los huesos.

No encontró ayuda en su ciudad

También lamentó la falta de ayuda de las instituciones de su ciudad de Coronel Oviedo. En ese sentido, refirió que recurrió a muchos lugares con la intención de conseguir alguna cooperación de las autoridades, pero que lamentablemente no tuvo respuesta en ninguno de estos lugares. “Cansado de ir y venir a la Municipalidad y la Gobernación de Coronel Oviedo, no tuve otra alternativa que rebuscarme en otro lado y decidí venir a Santaní a la casa de mi hija, pero como ella tampoco está posibilitada económicamente, me arriesgué a salir a la calle a trabajar porque ya no quiero mendigar a nadie y principalmente a los políticos, que solamente te ven en épocas de elecciones y después se esconden de la gente”, manifestó.
Fuente: abc.com.py