Madre denuncia negligencia en hospital público: “Jugaron con mi bebé”

Una madre denunció un caso de negligencia registrado en el Hospital San Pablo. Según lo relatado por la mujer, la vida de su bebé de dos meses de edad estuvo en riesgo en la mano de profesionales que le reventaron tres venas tratando de colocarle una vía para suero.
Todo ocurrió el lunes último en el Hospital San Pablo de Asunción. Eran alrededor de las 21.30 cuando Melisa Sebeca llevó a su pequeño de dos meses de nacido al nosocomio, en urgencias pediátricas, debido a que ya hacían 24 horas que el pequeño presentaba un cuadro de diarrea y deshidratación. El mal trato ofrecido por la médica de guardia, cuyo nombre no pudo registrar debido a los nervios, fue lo primero denunciado por la joven madre. “La doctora me dijo que le deje la ficha del bebé y salga del consultorio. La sala de espera funcionaba como una de internados y tuve que esperar con mi hijo en la intemperie bajo la llovizna”, relató.
Ante la larga espera la mujer cuenta que ingresó al consultorio nuevamente pidiendo que alguien atendiera a su bebé. Sin embargo, le respondieron que la médica salió a cenar un momento. Tiempo después, la doctora atendió a la mujer para pedirle que regrese cuando el pequeño defecara nuevamente. Ante sus quejas y desesperación, le dijeron que el bebé estaba deshidratado, por lo que debían hacerle una vía en uno de los brazos. En el intento, le reventaron una vena, según la madre, lo que terminó dejándole el brazo “negro”. “Fue impresionante cómo le estrangularon el brazo a mi bebé, podía haber sido diferente la historia, le jugaron”, expresó.
Comentó que fue ella quien alertó a los médicos que el brazo de su bebé estaba “negro”, por lo que la doctora de urgencias le aseguró que el menor tenía “problemas de coagulación”. Esta afirmación la hizo sin un estudio previo siquiera, contó la denunciante. “Le colocaron una nueva vía en el otro brazo, pero otra vena reventó, por último le colocaron en el pie, porque dijeron que era urgente colocarle suero ante su situación. En ese momento otra vez le reventaron la vena; le jugaron a mi bebé”, expresó a la 970 AM.
Ante esto decidió llevarle a otro sanatorio, momento en que la doctora me dice que debía ser trasladado en ambulancia, un beneficio que el nosocomio no tiene y le costaría al menos G. 3 millones”, dijo. “Mi hijo se descompensó, ya no aguantaba el dolor. Su pulso estaba fuera de lugar, la doctora reconoció eso. Cuando le llevé al otro hospital, ya uno privado, los médicos me dijeron que solo tenía gastroenteritis aguda, mientras que en el San Pablo me hicieron creer que presentaba un shock hipovolémico”, detalló.
En el sitio lo estabilizaron por medio del suero oral. Según la madre del niño, en el sanatorio privado los profesionales le dijeron que la historia podría haber sido diferente ante la sangre que quedó coagulada en los brazos y uno de los pies del pequeño. Ahora la madre denunciará el caso ante la Fiscalía.

Fuente: ultimahora.com