“Cuando vas a casa de tu amor, pero estás tan borracho que te olvidas donde queda” 

En la ciudad rusa de Kurgán, un hombre en evidente estado de ebriedad caminaba tambaleándose con una rosa en la mano por las calles buscando, quizás, a la mujer de su vida. Para su mala fortuna, no fue capaz de encontrarla. Y no solo eso: fue detenido por la Policía.

Fuente: actualidad.rt.com