La Polca Paraguaya (Polka Paraguaya)


Definicion, Etimologia, Historia Compositores Interpretes de la Polca Paraguaya

Subgéneros: Polka canción, Galopa, Polka valseada, Chamamé, Polka popó, Polka jekutu, Polka kyre’y, Polka syryry, Purahéi jahe’o.
Fusiones: Avanzada, Guarania

Polka Paraguaya

La Polka Paraguaya es un género de música popular, el cual se interpreta de manera instrumental o cantado. De tipo folclórico, su origen se dio de manera aún desconocida en el Paraguay de los 200 años tras su independencia. Tuvo una gran difusión en el país principalmente desde el siglo XIX, y luego en la región del Río de la Plata.1

Etimología de la polca paraguaya

El nombre fue tomado por los paraguayos de la polca europea, pero no guarda ninguna relación de ritmo, armonía, contrapunto ni melodía con la misma.1 Por todo esto, para diferenciarla de aquella se agrega la palabra “paraguaya” al nombre. Aunque la palabra polka se puede escribir también con “c” (polca), últimamente se prefiere la primera manera, principalmente porque en guaraní sólo existe la letra “k” para dicho sonido. En guaraní el estilo es denominado “purahéi”, término que también significa canción, canto o tema musical.

Historia de la polca paraguaya

El estilo posee similitud con la música practicada por los indígenas guaraníes en la época precolonial pero también en las misiones jesuíticas, y con las canciones populares de la época colonial. Las primeras referencias al género datan del siglo XIX.1 Se desconoce a los autores de las primeras polkas paraguayas, como: Campamento Cerro León, Mamá che Mose, Alfonso Loma, London Karapé, Solito, Che lucero aguai´y, Ndarekói la culpa, Carreta guy, Guaivî pysapê.2 La mayoría de las composiciones son cantadas, aunque existe un cierto número de polcas instrumentales, principalmente entre las más folclóricas y antiguas. En la tercera década del siglo XX, el joven compositor José Asunción Flores a partir de la polka paraguaya creo un nuevo estilo de música popular, muy similar pero más lento y hata melancólico, denominado guarania. Este se convirtió en un género practicado posteriormente por un gran número de los interpretes de polkas y también con creadores comunes. En los años de 1970, el creador Oscar Nelson Safuán, exiliado en Brasil, e inspirado por la polka paraguaya, la guarania y ritmos e instrumentos indígenas creó la avanzada, estilo popular y de gran aceptación en la danza.

Características de la Polca Paraguaya

Los instrumentos musicales más frecuentemente utilizados en las interpretaciones son especialmente guitarra y el arpa paraguaya, pero numerosos músicos también lo hacen con otros de viento y percusión (trombón, trompeta, clarinete, tambor, redoble, platillos, etc.), como así también desde la segunda mitad del siglo XX(20) instrumentos electrónicos. También al estilo y con instrumentos propios de una orquesta sinfónicas se han realizado versiones, conciertos y grabaciones, como por ejemplo los de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción. A partir de un patrón rítmico similar pero con diverso carácter, se encuentran distintos subgéneros o variaciones de la polka, entre ellas: la galopa, la polca syryry, el kyre´y, la polca popo, el chamamé, la polka canción, la polka valseada, la polka jekutu, el purahéi jahe’o, etc.2 Asimismo, a lo largo y ancho del Paraguay existe una gran cantidad de Academias de danza públicas y privadas en la cual los estudiantes (principalmente niñas y mujeres) aprenden a bailar polkas, junto a otros estilos latinos

Autores y compositores destacados de la Polca

Emigdio Ayala Báez, Agustín Barboza, Emilio Biggi, Emilio Bobadilla Cáceres, Oscar Cardozo Ocampo, Mauricio Cardozo Ocampo, Hilarión Correa, Félix Fernández, Emiliano R. Fernández, Maneco Galeano, Florentín Giménez, Herminio Giménez, Juan Carlos Moreno González, Carlos Noguera, Agustín Pío Barrios, Eladio Martínez, Carlos Talavera, Neneco Norton, 

Intérpretes Destacados

Agustín Barboza, Agustín Pío Barrios, Alberto de Luque, Carlos Talavera, Banda Folklórica Municipal de Asunción, Bandita de Luque de Chiquitín Cuéllar, Bandita de San Lorenzo, Berta Rojas, Cayo Sila Godoy, Conjunto Folclórico Perurimá, Duo Quiroga Ferreira, Félix Pérez Cardozo, Gloria del Paraguay, Grupo Generación, Grupo Ñamandu, Juan Cancio Barreto, Lizza Bogado, Los 3 sudamericanos, Los Cumbreños, Los Ojeda, Los Corales, Luis Bordón, Luis Alberto del Paraná, Luz María Bobadilla, Orquesta Iris, Orquesta Típica Orrego, Óscar Gómez, Óscar Pérez y la Alegre Fórmula Nueva, Quemil Yambay y Los Alfonsinos, Vocal Dos,
Fuente: Wikipedia.org

Historia de la Polca Paraguaya

 La historia de la polca paraguaya nace probablemente desde la época de la conquista y evangelización de los nativos, cuando comenzaron a divulgarse las canciones y danzas españolas, las cuales con el correr de los años fueron transformándose paulatinamente y así se fue desarrollando el cancionero típico de 6 por 8.
La Jota española fue tal vez uno de los elementos básicos que formó la actual polca paraguaya, pues en el acompañamiento de la Jota es característico el uso del llamado “canto de las bordonas”, tan común en la polca paraguaya. En 1830 se creó en Bohemia (Rca Checa), una danza de ritmo binario denominada Polea. Su nombre deriva de la palabra checa Pulka, que significa mitad, es decir “medio paso” o “sobrepaso” que se da al bailar.
En 1840 un maestro de danza de Praga la llevó a los salones parisinos, donde aderezada, difundiéndose luego hacia el resto de Europa. Hacia 1845 llegó a los salones de baile de Buenos Aires y Asunción, de donde la imitaron las clases populares. El pueblo paraguayo, por la popularidad de ésta danza adoptó el nombre para su música. Se hicieron varios intentos por reemplazar ese nombre por Saraki (Travieso); Techagaú (Añoranza); Kyre’y (Alegre), pero no se consiguió porque el nombre Polca está muy arraigado en el pueblo, y por otro lado, por la difícil pronunciación de los términos guaraníes a los extranjeros. Los elementos constitutivos de ésta música deben buscarse en la música de los conquistadores españoles.
En la polca paraguaya no se encuentran influencias indígenas, salvo en los temas y en la utilización del idioma guaraní. Tampoco se observa influencia de la raza negra o de otras corrientes migratorias debido a la escasa presencia numérica en la población.
En Paraguay, la forma musical binaria europea de la Polca, se modificó convirtiéndola en una forma musical ternaria. En ésta modificación se comprueba cómo el pueblo, creador anónimo permanente, recibe los elementos complejos culturales que lo rodea, asimila algunos y a éstos los va recreando hasta convertirlos en la expresión que los represente en su carácter, su estilo de vida y su tierra.
Es absolutamente imposible precisar la fecha exacta el nacimiento de la polca paraguaya, pero sí puede comprobarse que el 27 de noviembre de 1858 el periódico Semanario cita en sus páginas que el pueblo bailó “su Polca” en ocasión de la inauguración de un edificio público.
El ritmo es de 6 por 8 como casi todos los ritmos sudamericanos, pero su característica esencial es que posee simultaneidad rítmica: dos tiempos en la melodía y tres en el acompañamiento, lo que se conoce como “Polirritmia simultánea”. Desde el punto de vista armónico, mantiene progresiones y acordes similares a la música practicada en las misiones jesuíticas de la época colonial.
Existen numerosas variantes de acuerdo al ritmo y al carácter como la Polca Syryry (de movimiento moderado, conservando su carácter bailable); la Polca Kyre’y (alegre y animosa); la Polca Popo (ligera y graciosa en la que los bailarines al danzar producen saltos denominados Jeroky Popo); la Polca Saraki (generalmente instrumental y de movimiento rápido); la Polca Yekutu (o Polca clavada, en al que los bailarines marcan el paso en el lugar como clavando el piso); la Polca Galopa (que es danzada por un grupo de mujeres llamadas Galoperas, que giran formando un círculo, balanceándose de un lado a otro con un cántaro o un jarrón en sus manos. La Polca Galopa más famosa es La Galopera); y otras.
Las Polcas más tradicionales que nos llegan desde tiempos pasados y que se han arraigado en el gusto popular son mayormente de autores anónimos. Entre las Polcas Paraguayas más reconocidas se encuentran: Campamento Cerro León; Mamá Cumandá; Nda Recoi la culpa; Mamá Chemosé; Yaguá Ñetuó; Che Lucero Agui’y; y la de los partidos políticos Colorado y Liberal entre otras.
Algunas de las Polcas Paraguayas cantadas más difundidas en la actualidad son: Che la Reina, de Emiliano R. Fernández; Paraguaya Linda, de Mauricio Cardozo Ocampo; María Escobar y La Chuchi, de Maneco Galeano. Con más de 150 años de existencia, la Polca se ha arraigado en el Paraguay, por lo que es considerada con justicia, como el baile nacional.
Fuente: luisszaran.org
  Guerra de la Triple Alianza