Importador afirma que Melgarejo “regateó” mascarillas a G. 2.700 y luego el producto se facturó en G. 29.990

Reclamar Pytyvõ

El comerciante Ignacio Pidal denunció que el titular de la Dinac, Édgar Melgarejo, negoció la compra de tapabocas, incluso pidiendo una rebaja y logrando un precio de G. 2.700 por cada mascarilla. Pidal señala que después vio que esa mercadería se facturó en G. 29.990. Por su parte, Melgarejo lo tildó de mitómano y “chanta”.

Captura de pantalla del chat entre Édgar Melgarejo, titular de la Dinac, e Ignacio Pidal, importador

Esta mañana habló en comunicación con ABC el comerciante Ignacio Pidal sobre la cuestionada compra de mascarillas por parte de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac). El mismo mostró mensajes de WhatsApp que intercambiaron con Édgar Melgarejo y aseguró que le vendió las mascarillas a G. 2.700, que después se facturaron en G. 29.990.

“El producto yo se lo vendí a Farma Total, tiene origen chino, ellos le vendieron y yo hablé con el dueño de Farma Total y le dije si por favor le puede hacer a ese precio y me dijo que no puede porque está con precio justo, entonces le dije ‘hacele y yo me hago cargo’. Yo perdí G. 15 millones para ayudar ”, aseguró.

En la captura de pantalla que Pidal divulgó se puede ver que ofrece el producto a G. 2.800 y Melgarejo le pide que se lo baje a G. 2.700.

“Ahí están generando una confusión; ellos dicen que hay un solo código para las mascarillas. ¿Cómo un mismo código puede valer (para un producto) G. 3.000, otro G. 18.000 y otro G. 25.000? (…) Hay un archivo que muestra que hay dos códigos para el Ministerio de Salud: uno que es para la común, la baratita que está a G. 3.000 como precio máximo, y otro para la mascarilla quirúrgica. Casualmente, yo veo esto el día en que Farma Total le vendió. Si él quiere confundir a la gente que lo haga”, indicó.

“Lo que yo sé es que él dice que a Global fue la primera primera compra que le hizo; hay 150 mil mascarillas quirúrgicas. Farma Total le facturó a Global a pedido de él. La conversación fue con Beto Melgarejo, él me negoció. Yo creo que está todo claro. Ayer estuvo en un programa Melgarejo y cuando le preguntaron por Global nunca pudo contestar, pero sí tuvo mucho tiempo para hablar mal de mí”, agregó.

Según los códigos del catálogo, Dinca habría comprado tapabocas comunes y no las PFF2 o N95.
Según los códigos del catálogo, Dinca habría comprado tapabocas comunes y no las PFF2 o N95.

Ignacio Pidal además aseguró que la mascarilla que él negoció con Melgarejo es la quirúrgica de tres capas. Luego, al ser consultado por Esteban Peirat, que en uno de los mensajes menciona a Melgarejo, respondió que este se comunicó con él nombre del titular de la Dinac.

“Esteban Peirat se me presenta como representante de Édgar Melgarejo para las compras de China para insumos del Ministerio de Salud. Ahí me dice que para todas las compras que ellos hacen utilizan SGS para la inspección de calidad del producto, entonces, ¿qué relaciona eso? Que el que está haciendo las compras para los productos en China también es Melgarejo. Yo creo que está claro ahí el mensaje, yo creo que ustedes son los investigadores, yo no me quiero embarrar más de lo que me embarré”, acotó.

Finalmente, manifestó que teme por su vida. “Si a mí me pasa algo o a mi familia le pasa algo, le responsabilizo al presidente de la Dinac, Melgarejo. Un infarto que yo tenga es culpa de Melgarejo, porque yo no me quería exponer. Yo me expuse porque nunca vimos una pandemia”, concluyó.

Melgarejo trata de chanta a Pidal

Por su parte, el presidente de la Dinac, Édgar Melgarejo, en comunicación con ABC, tras la entrevista a Pidal, acusó al importador de haber mentido desde un primer momento.

“Este señor Ignacio Pidal se presenta como una persona de proveer insumos al Ministerio y que tenía todo arreglado para que los insumos lleguen. Que tenía una línea de crédito de 500 millones de dólares de empresas chinas para poder proveer productos al Paraguay. Nosotros como Dinac estábamos viendo la manera de contratar incluso algún servicio de avión para que estos proveedores puedan traer sus productos”, declaró en un primer momento.

Este señor participó de las reuniones y dijo que podía traer productos si le podíamos conseguir los fletes. Nosotros le conseguimos los fletes (…) Les digo que habíamos conseguido un precio muy accesible de arrendar dos vuelos desde Hong Kong y que estaba a disposición de ellos ofertar pagando el flete, para que puedan traer los productos que tanto se necesitan. Los empresarios en general dijeron que no tenían ninguna posibilidad de comprar en ese momento, que los productos que habían reservado fueron cancelados”, expresó.

“Todo era falso, era mentira (…) Dice que tenía una línea de crédito, finalmente todo era un cuento, después dice que él se baja de esta operación, dijo que el Paraguay no era un país serio; el Estado tenía que arriesgarse, entregarle a un desconocido plata para que él se vaya a comprar porque este tipo resultó ser un gran chanta (…) Este es un mitómano”, enfatizó.

En ese contexto, al ser consultado por el chat con Pidal, dijo que esta conversación fue el 4 de abril, cuando la compra de tapabocas que aparece en la Dirección de Contrataciones se concretó días antes. “Yo no compré ningún producto”, subrayó.

Titular de la Dinac cae en contradicciones

Esta mañana a primera hora, el presidente de la Dinac, Édgar Melgarejo, había manifestado que no participa en los procesos ni sabía de los mecanismos de licitación cuando fue consultado sobre la proveedora de los tapabocas. Sin embargo, en el chat que se filtró, el mismo señala que compró 200 respiradores al contado, pero luego no supo explicar estas afirmaciones que hizo por mensaje de texto.

Captura de pantalla del chat entre Édgar Melgarejo, titular de la Dinac, e Ignacio Pidal, importador

“No quiero que se saque de contexto. Yo le digo a él: ‘agarrá y comprá tu producto y traé’, así mismo yo le hice a un amigo mío empresario que trate de señar productos en China y se traigan y todos esos trámites se homologaban dentro del esquema del Ministerio de Salud, que con desespero está tratando de comprar respiradores como todo el mundo y no se hizo ninguna compra. Todos estamos adjuntando datos para que se pueda comprar y no se formalizó ninguna compra”, manifestó.

Después dijo que un amigo de él que vive en Argentina, Andrés Du, compró esos respiradores pero fueron confiscados. “Es un pedido que yo le hice para que trate de asegurar una compra para que eventualmente se pueda traer, pero no se produjo. Le voy a pasar un audio”, apuntó a minuto seguido.

Sin embargo, más tarde sostuvo que estaba colaborando en conseguir insumos. “Es una contribución personal que yo quiero hacer y quiero seguir haciendo. No tengo seis millones de dólares para comprar eso (…) Porque yo también formé parte de todo ese esquema logístico de tratar de conseguir productos para que lleguen con insumos a diferentes entes o al sistema de salud”, añadió