Halloween: ¿Una fiesta diabólica o una moda?

Las telarañas encubren las viejas formas de festejar Halloween y cada vez se adhieren nuevas actividades para realizar esta noche. Muchos creen que este evento tiene orígenes diabólicos; sin embargo, nace de las costumbres de remotas civilizaciones.

Aunque no estemos en la tierra de Halloween, la noche del 31 de octubre es, para muchos jóvenes, la ocasión perfecta para asustar

  Así es Monseñor Valenzuela, el nuevo obispo de Caacupé (Galería de Fotos)

Aunque no estemos en la tierra de Halloween, la noche del 31 de octubre es, para muchos jóvenes, la ocasión perfecta para asustar y hacer maratones de películas de terror, de asesinos sanguinarios o exorcismos.

No obstante, otras personas mantienen firme el pensamiento de que todo lo relacionado a esta fecha forma parte de un malévolo y ancestral plan para rendir honores al señor de las tinieblas.

Los orígenes de Halloween se remontan a miles de años atrás, cuando los celtas aún poblaban tierras áridas: algunos relacionan esta festividad con “Walpurgisnacht”, cuyo significado del alemán es “noche de brujas”, momento en que se celebraba la llegada del verano.

Existía la creencia de que, en las tinieblas, las brujas salían a pasearse en sus escobas, robando niños o sacrificando señoritas inocentes.

“Samhain”, cuya única diferencia con “Walpurgisnacht” es el mes de festejo, fue un momento del año en que se realizaban danzas y rituales para que la cosecha prospere durante los siguientes meses.

Ambos eventos vieron la luz en las hogueras del Viejo Mundo y, según “Halloween, la verdadera historia”, un documental de History Channel, sobrevivieron a través de los siglos gracias a los grupos cristianos.

Esta festividad reúne cada vez más jóvenes en nuestro país, quienes recogen la tradición de disfrazarse de personajes macabros

  Restaurante paraguayo hace las mejores milanesas de Buenos Aires (Vídeo)

La tradición norteamericana recogió este culto europeo y se apropió del mismo, agregándole nuevos elementos como las brujas, los gatos negros, las lámparas de calabazas y otros personajes hollywoodenses, como el temido Michael Myers, protagonista ficticio de la saga de películas “Halloween”.

Actualmente, esta festividad reúne cada vez más jóvenes en nuestro país, quienes recogen la tradición de disfrazarse de personajes macabros y “ser el monstruo” durante una noche.

No falta la persona que se espante y piense que porque andás con una máscara de Jason ya vas a convertirte en él y comenzar a perseguir a todos con una motosierra.

Halloween suele ser una simple excusa para que el grupito de fanáticos del horror se junte y se desvele descubriendo los asesinos de nuevas películas o asustándose una vez más con los viejos clásicos.

Todo lo relacionado al terror también es una forma de arte, pues da vida a los miedos más profundos de las personas.

Hay mucho más que solo sangre y demonios detrás de esta industria, pues también representa, en el mejor de los casos, la batalla entre el pánico y esa parte más débil del ser humano.

Así como nuestros antepasados crearon a los macabros personajes de la mitología guaraní, nosotros podemos gozar de las nuevas creaciones del horror y la ciencia ficción, que nos recuerdan el placer que trae enfrentar los miedos y aquel intenso pero apasionante pavor a lo desconocido.

  Ella vende chipa y sueña con ser "Psicóloga" algún día

Fuente: abc.com.py/periodismo-joven/halloween-una-fiesta-para-fanaticos-o-un-antiguo-culto-diabolico-1755003.html