En Brasil se prohibió abrir o mover tumba de Stroessner

El hijo de una de sus examantes hizo demanda por paternidad.La Justicia del vecino país no quiere sorpresas, si se ordena el ADN.

Stroessner con Michelle Fleitas, mamá del hombre que hoy reclama el apellido (y la herencia) del exdictador.

La sepultura del exdictador Alfredo Stroessner no debe ser tocada, según dispuso la Justicia de Brasil, donde se encuentra una demanda por paternidad promovida por Enrique Alfredo Fleitas, cuya madre tuvo un romance con el general, quien le dio tres hijos, pero no fueron reconocidos por el hombre que gobernó con mano dura nuestro país, durante 35 años.

Son 3 hermanos, pero solo uno de ellos demandó

La prohibición, emanada del 2do. Tribunal de Familia de Brasilia, ordena “la citación al cementerio Campo da Esperança para abstenerse de poner a disposición del acusado y/u otra persona o entidad interesada la oportunidad de exhumar los restos de AS (depositados en la tumba descrita como L.3473 S. A 070/2), o la modificación del lugar de entierro, cremación o cualquier otro medio que pueda perjudicar un eventual examen de ADN”, según se consigna en una publicación de la página digital Jusbrasil.

Enrique Alfredo inició la acción, a fin de poder acceder al apellido Stroessner y tener participación en la repartija de la herencia del exdictador, que sería de alrededor de 500 millones de dólares.

Su madre, Michele Fleitas, mantuvo una relación extramatrimonial con Stroessner, desde la década de los 70 y guardó silencio hasta septiembre del 2016, cuando contó a un canal de televisión que sus hijos Enrique, Gisela y Verónica accionarían exigiendo el reconocimiento como descendientes del finado general.

El primero promovió la demanda, para conseguir al menos 20 millones de dólares de la herencia.

La mujer había dicho que Stroessner le propuso matrimonio, para dejar todo e ir a vivir con ella a España. Reveló también que llegó a hablar con familiares del Rubio, pero que luego les cortaron toda conversación.

Tuvo muchos hijos extras no reconocidos

Solo los hijos nacidos del matrimonio con doña Eligia Mora, su esposa oficial, pudieron llevar el apellido del exgobernante, quien fue derrocado por un golpe de estado el 2 y 3 de febrero de 1989 y falleció el 16 de agosto del 2006, en Brasil.

El investigador y escritor Aníbal Miranda publicó en su libro “Stroessner” que este llegó a tener unos 34 hijos con diferentes mujeres, entre ellas Ñata Legal y Michele.