El video nunca visto: reveladoras imágenes de alteración de la escena del crimen

Reclamar Pytyvõ

No solo Fernando Cáceres, Mabel Cantero y Olga Paredes son parte de una escandalosa y cruel manio­bra para plantar y alte­rar la escena del crimen de Rodrigo Quintana, ocu­rrido el 1 de abril del 2017 en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), sino también varios otros que deberán ser identifica­dos y rendir cuentas a la fis­cala Esmilda Álvarez, quien fue designada para investi­gar este nuevo caso que se había obviado por la fiscala original, Raquel Fernández.

Un hombre llega con una vainilla que posteriormente lo deja en la escena del crimen.

El diario La Nación publicó las nuevas secuencias de las imá­genes, que son más que contundentes e involucran a varias per­sonas, encabezada y maqui­nada por la abogada Olga Paredes, quien tuvo un alto grado de participación para crear una escena a la conve­niencia de ellos, ya que plan­taron cartuchos percutidos de balas de plomo.

La misma Paredes había dicho a través de un video que la Policía ingresó a la sede partidaria para matar a todos; sin embargo, se observa que fueron ellos los que crearon todo el escena­rio antes de que lleguen los intervinientes.

Ni bien los policías se reti­raron del sitio y el cuerpo de Quintana aún estaba en el piso, inclusive mientras algunos intentaban reani­marlo, otros ya empezaron a maquinar una escena casi perfecta, hombres y muje­res van y vienen, pero en las imágenes aparecen las mismas personas que no salen del plano, principal­mente Olga Paredes, quien empezó a dar varias indi­caciones con respecto a los cartuchos percutidos que cayeron en el lugar.

Las vainillas que cayeron en el lugar fueron alteradas, inclusive llevadas hacia la calle, y otras fueron traídas y acomodadas en la escena del crimen, una suerte de hacerle creer al Ministerio Público que todo estaba en su lugar.

A las 00:33 se empezó a desarrollar el plan de cam­biar totalmente la escena y de alterar todo lo que había como evidencia. Se suce­dieron hechos que notable­mente se puede concluir que estaban maquinando una vil mentira.

El hecho transcurrió hasta la 1:43:30, cuando ya estaba completo el escenario para la intervención fiscal y, efec­tivamente, Criminalística levantó lo plantado en el lugar.

La secuencia de imá­genes del alevoso manoseo y las movidas realizadas.