El difícil desafío de renovarse en tiempos de pandemia

👉 Verificar Pytyvõ

“Estamos saliendo adelante de apoco, no es fácil”, expresa la trabajadora que se metió de lleno a la venta de frutas y verduras tras estar más de 20 años al frente de transportes escolares.

El golpe del coronavirus ha dado fuerte a varios sectores y ha implicado el ingenio para la improvisación de labores. De comerciantes a cocineros, de vendedores ambulantes a limpia vidrios, de empresarios a vendedores. La pandemia ha tocado casi todos los estratos sociales.

Una mujer que tenía a su cargo cerca de tres transportes escolares, se quedó paralizada luego de que las clases fueron suspendidas por el covid-19. “Después de 22 años de trabajo con el transporte escolar terminó todo, y tuvimos qué ver qué hacer”, expresó. Resaltó la solidaridad de sus vecinos del barrio Santa Ana, de la zona Norte de Fernando d ela Mora y a los padres de los alumnos que desde el día 1 apoyaron con las compras.

“Estamos saliendo adelante, de apoco. No es fácil pero lo estamos haciendo” remarcó. Explicó que montaron el puesto y compraron las mercaderías con los escasos ahorros que tenían con su amiga y señalaron que pensaron en este rubro para también dar una mano a los agricultores.