El daño colateral de la pandemia: cuál ha sido el impacto del COVID-19 en la economía paraguaya

Reclamar Pytyvõ

El impacto económico que ha tenido la pandemia de COVID-19 se resiente en prácticamente todo el mundo. Imagen: ilustrativa.

El economista Amílcar Ferreira elaboró un informe con indicadores que reflejan el impacto que ha tenido el COVID-19 en la economía de nuestro país. El mismo confirma las millonarias pérdidas registradas en diversos ámbitos como el comercial, aduanero e impositivo, por citar algunos.
El informe, que consta de 46, páginas, señala varios aspectos que fueron tenidos en cuenta al momento de analizar la coyuntura económica y principalmente las consecuencias que ha tenido esta pandemia en el Paraguay.
Uno de los aspectos considerados es la reducción en la recaudación de impuestos mensual que tuvo un notable descenso entre los meses de marzo (-7,9%), abril (-55%) y mayo (36,8%), en comparación al mismo periodo del año pasado.

Al hacer una comparativa de la recaudación impositiva teniendo como rango desde enero a mayo, se puede ver una situación similar con una disminución del 21,9% en este 2020, en coincidencia con la llegada del coronavirus a nuestro país.

En lo que se refiere a la deuda externa, el análisis realizado por Amílcar Ferreira muestra que durante el gobierno de Mario Abdo Benítez la misma tuvo un aumento del 24,3% con una cifra que trepó a los US$ 8.984 millones a abril del 2020.

Siguiendo con el apartado relacionado al resultado fiscal, Paraguay tendrá un déficit del 6,0% este año, de acuerdo a las proyecciones realizadas por la calificadora de riesgos Standard & Poor’s y compartidas recientemente por el Banco Central del Paraguay (BCP).

Igualmente, el tipo de cambio Guaraní/Dólar ha sufrido de un incremento del 2,2% a mayo del 2020, según los datos proporcionados por la banca matriz y consignados en este documento. Al momento de tomar la muestra, el precio del dólar estaba cotizado en G. 6.590.

En cuanto a las remesas familiares, las mismas sufrieron de una abismal caída durante este tiempo de pandemia, llegando a una reducción del 61,3% en el mes de abril, en coincidencia con la suspensión de actividades laborales en prácticamente todo el mundo, incluyendo Europa de donde proviene una gran cantidad.

En lo que respecta al comercio exterior, el análisis da cuenta de que las exportaciones registradas tuvieron un descenso entre abril (-19,1%) y mayo (-6,1%), en comparación al mismo periodo del año pasado.
Siguiendo el mismo caso pero tomando como rango de medición enero a mayo, el informe señala que este 2020 se registró una disminución del 9,3%, con una cifra de exportaciones que se sitúa en torno a los US$ 3.174 millones.

Un aspecto en el que se nota un considerable descenso es en las reexportaciones, considerando que en marzo se registró una reducción del 29,7%, en abril del 97,8% y en mayo del 96,8%, con pérdidas millonarias que superan los US$ 200 millones.

Las importaciones también sufrieron el golpe de la pandemia de COVID-19. En este caso, se tuvo una caída del 14,9% en marzo, 50,7% en abril y 34,0% en mayo, en comparación a las cifras del 2019. Si se toma en cuenta solamente el mes de abril, la reducción fue de alrededor de US$ 480 millones. En el dato global de enero a mayo, las importaciones sufrieron una disminución del 19,5%.

El economista también incluye en su informe datos sobre la recaudación aduanera y refiere que en abril la reducción fue del 50,5% y en mayo del 33,6%, teniendo en cuenta datos de la Dirección Nacional de Aduanas. Si se analiza un rango más amplio (enero-mayo), se puede notar que el bajón en las recaudaciones fue del 15,2%.

El equipamiento para el hogar (-13,4%), la venta de combustibles (-15%), la venta de vehículos (-21,9%) y las grandes tiendas (-23,4%) tuvieron una caída estrepitosa en los últimos meses, registrando números poco alentadores que se dieron como consecuencia directa de la suspensión de actividades por la pandemia.

Si se toma en cuenta el volumen de las ventas en hipermercados, supermercados, distribuidoras y afines, la reducción principal se dio en el mes de abril, llegando a un 4,5%, según el informe de Amílcar Ferreira. En lo que se refiere a las grandes tiendas y prendas de vestir, los meses de marzo (39,7%) y abril (-50,4%) fueron los más complicados. Por su parte, la venta de vehículos sufrió del mismo panorama, con disminuciones marcadas en marzo (-35,1%) y abril (-55,5%).

Una situación bastante llamativa se da en el rubro de la venta de servicios de telefonía móvil que sufrió de un incremento superior al 19% entre los meses de marzo y abril, en contrapartida a las pérdidas registradas en otros ámbitos financieros o comerciales.

En otro apartado, se hace un análisis del sector financiero y se señala que hubo una ligera disminución en la cartera de créditos de los bancos locales del sector privado, en coincidencia con la época de la cuarentena sanitaria por el COVID-19.

Igualmente, el informe hace un recuento de los créditos otorgados como parte de la línea de garantía especial de emergencia económica del FOGAPY. En ese sentido, se otorgaron garantías en diversas entidades financieras por un monto superior a los US$ 73 millones.