El colmo del fletero: ¡Cargar con el covid!

Reclamar Pytyvõ

Todos los camiones se desifectan en cada flete.

El covid-19 tiene para rato. Además de paralizar el mundo, este ser minúsculo e invisible causa terrores de toda laja, en la salud principalmente, y en lo económico porque muchos aún no pueden trabajar tranquilamente por temor a que el mba’asy ataque sin esperarlo.

Luego de 100 días de cuarentena, un rubro que estuvo muy afectado por la pandemia comienza a ponerse en marcha: los fletes. Los fleteros salieron ya a trabajar, pero bajo estrictas medidas sanitarias ndaje. “La verdad desde que se inicio la cuarentena en marzo el servicio vino en baja y luego surgieron las prohibiciones propias de la situación”, comentó a Crónica Amanda Esteche, quien hace ya casi dos años tiene un negocio de mudanzas junto con su marido en Asunción.

“Decidimos reanudar, pero lo hacemos solo por el barrio. Siempre recibimos pedidos para toda el Área Metropolitana, pero rechazamos y creo que seguiremos así por un tiempo más. Evitamos Lambaré y Capiatá, tajantemente luego”, comentó la capeta.

Esteche he’i que heta oĩ la oñemosêva durante el aislamiento total, pero que no agarraron las solicitudes. “Hubo muchos llamados. Pero, no podíamos ir en contra de los decretos, arriesgándonos a perder nuestro vehículo o ser multados. Lastimosamente, al parecer varios arrendatarios desalojaron o de forma amistosa pidieron la desocupación de los inmuebles por miedo a no cobrar y así tener problemas con los inquilinos”, dijo la fletera, quien recién ahora está aceptando hacer fletes.

ALQUILERES

Algunos que se quedaron sin inquilinos incluso están haciendo rebajas en los precios buscando clientes. En Facebook, los anuncios saltan ápe ha pépe.

TODO RAPIDITO

Otra cosa que mencionó Amanda es que también cuidan el tiempo de exposición, por más que no salen de la zona. “Los fletes son exprés”, he’i.

Camiones se desinfectan tras cada servicio

Amanda explicó que los pedidos no se hacen luego todo el tiempo, pero que igual en ningún momento dejan de cuidarse y cuidar a los demás. “

Como los vecinos de nuestra zona si se mudan lo hacen dentro del barrio o un poco más, hacia Sajonia, hacemos. Pero siempre con todas las medidas sanitarias. Desinfectamos el vehículo, antes y después de los servicios. Todos usan tapabocas, se lavan las manos y pasan por una desinfección. No trasladamos a nadie en la cabina más que al chofer y un ayudante”, contó.

“Nosotros pudimos aguantar, porque nos dedicamos más a las ventas también, por eso podemos esperar. No así los colegas que se dedican íntegramente al rubro”, dijo preocupada por los demás.

Los alquileres avei perdieron mucho en la cuarentena total.

No todos tienen la oportunidad de “reinventarse” en esta crisis

Más allá de la cuestión de salud, el virus está creando mucho sarambi en cuanto a lo laboral se refiere, ya que son varios los que se vieron completamente bloqueados al momento de generar fuentes de ingresos para la familia, debido a la pandemia y también debido a que no todos pudieron recibir la ayuda del Estado. Muchos fueron excluidos y algo que se sigue esperando, en algunos casos.

“Tenemos muchos amigos en el rubro eventos, por ejemplo, que ya no dan más, algunos tuvieron la posibilidad de reinventarse. Otros lastimosamente por A o B motivo no tiene la posibilidad de reinventarse como empresa o profesional, no todos tienen lastimosamente ese poder”, he’i Esteche.