Dexametasona, el fármaco para la artritis que emerge como ¿posible solución? al coronavirus

Reclamar Pytyvõ

La dexametasona ahora aparece en el listado de posibles soluciones químicas al coronavirus

Tal como ocurrió con la hidroxicloroquina y el remdesivir, la dexametasona emerge ahora como una respuesta aparentemente favorable para el combate al covid-19.
La dexametasona es usada comúnmente en dolencias óseas como la artritis, que es una degeneración de los huesos, especialmente en las articulaciones.

Estudios recientes confirman que su uso podría beneficiar a pacientes con cuadros graves de coronavirus y que son asistidos mecánicamente, sumándose así a la larga lista de fármacos analizados y testeados para luego ser aplicados en pruebas experimentales.

La dexametasona, empleada para quimioterapia es un corticosteroide, una especie de hormona como la producida por las glándulas suprarrenales, ubicadas en los riñones. Estas glándulas producen hormonas sexuales y cortisol.

Este último se libera como respuesta al estrés y de paso, la dexametasona está indicada para combatir inflamaciones y refuerzan el sistema inmunitario.

El estudio reciente habla asimismo que el costo del fármaco es de fácil acceso para todos. En Paraguay, dicho medicamento viene en varias presentaciones, pudiendo ser en comprimidos o ampollas.

Sus precios varían mucho de acuerdo a las mismas, yendo desde un mínimo aproximado de 37.000 a dos millones de guaraníes. Los precios elevados son por las ampollas que pueden venir hasta en cantidades de cien en una caja.

Universalmente se han realizado evaluaciones químicas con la hidroxicloroquina y la ivermectina, pero en varios países han recomendado la descontinuación del suministro de estos medicamentos, ya que no existe certeza plena de que pueden servir como respuesta al coronavirus.

En cuanto a la ivermectina, este se emplea para el combate a las garrapatas. Mientras que sobre el remdesivir aún no se han pronunciado con determinación.

Incluso, la FDA autorizó el uso experimental en pacientes para conocer la efectividad del fármaco, pero advierte que no se puede mimetizar con la hidroxicloroquina.

La dexametasona asimismo está indicada para tratamientos de asma y alergias severas. Pero al tratarse de un fármaco de la familia de los corticoides, su utilización debe ser controlada.

De no ser así puede desembocar en complicaciones secundarias como cataratas y debilidad ósea. Incluso, la suspensión abrupta del medicamento pudiera generar respuestas adversas.