No solo es increíblemente divertido verlos lamiendo y jugando con una bola de hielo gigante, también es una excelente idea. Algunos gatos, son algo exigentes y no toman agua de sus platos. Los míos por ejemplo, esperan a que llegue para tomar agua de la llave. Les encanta el agua fresca en movimiento. Pero aunque suena divertido, es poco sano que tomen tan poca agua durante el día, pues pueden generar cálculos renales. Así que la idea de crear una bola gigante de hielo fresco es extraordinaria para que no tengan excusas y se diviertan en exceso hidratándose. Será como un premio para ellos.

Fuente: http://www.upsocl.com/verde/esto-pasa-cuando-pones-una-bola-de-hielo-gigante-en-un-cuarto-con-gatos