CDE: Humillan a “mujer recién operada” en controles de cuarentena

👉 Verificar Pytyvõ

Humillan en controles de cumplimiento de cuarentena: la denuncia de una mujer que mostró su seno operado y no sensibilizó a fiscales.

CIUDAD DEL ESTE. A las denuncias de supuestas extorsiones que protagonizan los fiscales que realizan los controles de cumplimiento de cuarentena, ahora suma la insensibilidad de los agentes.

Dirma, una mujer que tuvo una cirugía mamaria hace menos de un mes, dijo que envió a su hija a la farmacia con el vecino, a quien pidió el favor especial.

Al regresar fueron retenidos en un control encabezado por el fiscal Edgar Torales, quien no aceptó los comprobantes de compra y mandó a los ocupantes del vehículo a la comisaría.

En plena sede policial, Dirma levantó la remera y mostró la evidencia de que recientemente le extirparon uno de los senos y que requería de los insumos médicos que su hija se fue a comprar de la farmacia.

Todo ocurrió el domingo a la noche, en las inmediaciones de la Fiscalía de la ciudad de Presidente Franco.

“Al día siguiente (lunes) tenía que viajar a Foz de Iguazú para continuar con mi tratamiento. Hace menos de un mes que tuve la operación y necesitaba de tapabocas, guantes y otros insumos para protegerme del coronavirus. Le pedí a mi vecino que le lleve a mi hija menor a comprar de la farmacia. Cuando estaban regresando, frente a mi casa, la comitiva (fiscal-policial) los retuvo. Mi hija le mostró al fiscal (Torales) los comprobantes de compra, pero rompieron y tiraron. No quiso saber nada y ordenó que se les lleve a la comisaría”, relató la mujer.

Siguió contando que acudió a la sede policial para retirar a la menor, pero pidió también que libere al vecino y al vehículo que al día siguiente tenía que usar para trasladarse a Brasil para el tratamiento médico, pero le negaron.

La abogada de la señora, Alice Torres, dijo que “esta gente pasó demasiadas humillaciones. Es indignante cómo fueron tratados, en especial Dirma, que incluso les mostró la operación que tuvo y que le extirparon uno de los senos”.

Sin embargo, la profesional mencionó que no fue el único caso de maltrato que presenció esa noche por parte de la comitiva que realiza el control.

“Había colegas (abogados) que fueron retenidos porque salieron a defender a sus clientes. Eran humillados, no querían entender razón alguna.

El fiscal (Torales) se respaldaba en la prensa diciendo que no podía hacer nada porque los periodistas estaban ahí y enviaba a todos al calabozo, donde amanecieron encimados, con riesgo peor de contagio (del COVID-19)”, relató la letrada.

Estos hechos se suman a la denuncia que realizó esta semana el Colegio de Abogados del Alto Paraná.

Su presidente, Mauro Barreto, dijo que los fiscales que realizan los controles están exigiendo entre dos millones a 4 millones de guaraníes para “arreglar” y evitar las imputaciones.

Igualmente, manifestó que los policías piden desde 500 mil guaraníes durante los controles, para liberar a los ciudadanos.

A través de las redes sociales, la gente pide que los retenes sean acompañados por encargados de Derechos Humanos, porque “no todos salen a pasearse. Muchos no tenemos opción”, argumentan.