Abogado “animal print”: fue ordenanza de Sandra Quiñónez y su esposa le manda hacer sus trajes

Reclamar Pytyvõ

Valentín Domínguez, más conocido como el abogado “animal print” por su peculiar manera de vestirse para asistir a los tribunales, se hizo conocido tras la denuncia por discriminación que realizó a través de las redes cuando intentaron impedirle ingresar al Palacio de Justicia justamente por su outfit con estampado felino.

Foto: La Nación.

A partir de allí, la gente está pendiente de su look y hoy volvió a estar en boca de todos al presentarse con una camisa fucsia y un traje con rosas del mismo color. En conversación con La Nación, contó que su asesora de imagen es su esposa y que su estilo está inspirado en el reguetonero “Anuel AA”.

El letrado es de origen humilde, nació y se malcrió –como él mismo dice– en el Bañado Tacumbú, de Asunción. Empezó a trabajar desde niño como lustrabotas en el Poder Judicial o Palacio de Justicia, ubicado en Sajonia.

En ese entorno, de abogados, fiscales y jueces conoció a muchas personas y se ganó la confianza de algunos, que incluso apostaron por su formación. Ese es el caso de Sandra Quiñónez, hoy fiscala general del Estado, con quien trabajó desde pequeño siendo su ordenanza.

“Gracias a ella pude estudiar, Sandra Quiñónez me pagó la primera cuota de la universidad para que me forme como abogado, luego de contarle lo que me pasó”, indicó el letrado.

Domínguez, antes de convertirse en el pintoresco abogado que es hoy, estuvo en las filas de la Policía Nacional, donde tuvo una mala experiencia, que le marcó la vida y por la que decidió defender la justicia.

Según relata, estuvo recluido en la FOPE por un hecho de robo en el que se le inculpó, pero del que finalmente fue sobreseído definitivamente. Este suceso le llevó a estudiar en el 2011 la carrera de derecho en una universidad privada de Asunción.

Respecto a su vestimenta, manifestó que su esposa Daysi Reyes hace los diseños y le manda hacer los trajes en una sastrería capitalina.

“Yo visto así desde muy pequeño, desde que era lustrabotas, el primer traje que tuve de este tipo fue a los 5 año. La Dra. Victoria, esposa del ya hoy finado Aníbal Cabrera Verón, me había regalado un traje similar a los que uso actualmente. Ese fue el primer traje que usé y fui tapa de un diario”, recordó el polémico letrado.

Actualmente, ya tiene 50 trajes, de variados colores y estampados, con sus respectivas camisas y zapatos que hacen juego, todos seleccionados por su esposa. “Ella me prepara todo, como sabrás, las mujeres nunca tienen mal gusto”, dijo entre risas.

Sobre los comentarios que recibe en contra de su outfit, manifestó que no se deja llevar por las opiniones de la gente, ya que solo le interesa ser una buena persona.

“Cada uno puede elegir cómo vestirse sin que nadie le discrimine”, remarcó.