Hace 38 años Olimpia les cerraba la Boca

Se cumplen 38 años del primer título internacional en la historia del fútbol paraguayo a nivel de clubes. Olimpia, contra todos los pronósticos, rompía la hegemonía de argentinos, brasileños y uruguayos al vencer al temible Boca Juniors y dar la vuelta olímpica en la mismísima Bombonera. La Libertadores de 1979 y una historia que marcó un antes y un después.
Un 27 de julio pero de 1979, Olimpia inscribía su nombre por primera vez entre los ganadores de la codiciada Copa Libertadores de América. Todo comenzó con la llegada de Osvaldo Domínguez Dibb a la presidencia en 1976. Este, obsesionado con dar el salto de calidad al fútbol paraguayo, contrato dos años más tarde al recordado Luis Alberto Cubilla, el mismo que 19 años atrás, en 1960, hizo el gol con el que Peñarol le arrebataba al franjeado la primera edición del torneo continental, entonces denominada Copa de Campeones de América.
Cubilla aclaró de entrada que llegaba para romper el molde, nadie le creyó. Planificó con Domínguez las contrataciones y, luego un esporádico fracaso, se lanzó a la conquista del trono sudamericano con jugadores como Alicio Solalinde, Miguel Ángel Piazza, Ever Hugo Almeida, Alberto Kiese, Evaristo Isasi y Hugo Ricardo Talavera. Olimpia se perfiló de entrada. Ganó su serie, sorteó las semifinales y se metió en una inédita final al encontrarse con el -por entonces- bicampeón, Boca Juniors. En el primer partido, disputado el 22 de julio, la escuadra decana se impuso por 2-0 con goles de Osvaldo Aquino y Osvaldo Piazza.
Y tocaba rematar el trámite. La vuelta se jugaba una semana después en la famosa Bombonera. Mucho se ha hablado sobre los días previos, el traslado y la estadía de los paraguayos en Buenos Aires. El propio Osvaldo Domínguez reconoció que su par Xeneize, el ‘Puma’ Alberto José Armando, intentó sobornarlo con USD 40 mil, para forzar una tercera final en Montevideo. El ‘Tigre’ desistió con elegancia de la “oferta” alegando que el Paraguay necesitaba “glorias deportivas”.
65.000 almas se agolparan al recinto bostero. Tras 90 minutos para el infarto, más dos expulsados y con un Almeida que no dejó pasar ni el viento, el pitazo final del uruguayo Juan Daniel Cardellino decretaba la hazaña olimpista. El Decano del fútbol paraguayo se convirtió en el primer equipo no brasileño, uruguayo o argentino en ganar el certamen más prestigioso del continente. Luego le tocaría el turno a los colombianos (Atlético Nacional-1989), chilenos (Colo Colo-1991) y ecuatorianos (Liga de Quito-2008).
La Copa (Libertadores) del 79 disfruté mucho, igual que la de 1990 y en 2002. Como olimpista siempre me emociono mucho (al recordar)”, dijo el legendario ODD hace un tiempo. El éxito del 79 marcó el preludio de un largo romance con las conquistas internacionales (8). Más tarde, en marzo de 1980, Olimpia derrotaba al sueco Malmö y se hacía campeón intercontinental. El resto es historia conocida.

 

Fuente: hoy.com.py